Día Mundial de la niña.


Este dia no debería celebrarse, el día de la niña deberia ser el mismo que el dia del niño y diría más el día de los niñ@s deberían ser todos.  

Pero en cambio se tiene q celebrar para concienciar que la niña en muchos lugares sigue siendo una persona sin palabra, sin opinión, son derechos….
– Existen 31 millones de niñas que están en edad de ir al colegio y en cambio están sin escolarizar, en el caso de los niños este número se reduce en 4 millones (escandaloso en ambos casos) pero frustante cuando la diferencia se debe a que normas sociales dictan que la niña debe sacrificar su educación,  su tiempo de juego e infancia en realizar tareas del hogar, se calcula que gasta un 40% las que los niños .
-A día de hoy cerca de 30 millones de niñas corren el riesgo de sufrir la mutilación genital femenina en la próxima década. 
-Cada siete segundos, una niña menor de 15 años es obligada a casarse, matrimonios en los cuales para colmo la violación no está considerada delito.
Esto a nosotros nos pilla a kilómetros de distancia y por suerte  nuestras hijas, primas, sobrinas o nosotras mismas, no lo hemos  tenido que sufrir…. Pero esperemos que algún día y gracias a todas esas organizaciones que se mueven para llevar educación, cultura, sanidad y  derechos a esos rincones del mundo, este día se pueda dejar de celebrar y ser niña signifique solo eso… Tener pocos años y todo una vida que descubrir.

Anuncios

Día mundial del docente.

Día mundial del docente.
Felicidades a todos esos docentes que hacen de nosotros las personas que somos.
A esos docentes que se llevan el trabajo a casa y piensan y repiensas como explicarnos las cosas para que las comprendamos. A esos que no solo nos enseñan lo que pone en los libros, si no que nos dan ejemplo día a día, que nos ayudan a buscar nuestro camino, que nos apoyan en nuestros retos y superación.
Felicidades a esos docentes que han pasado por mi vida durante estos años pero sobre todo a esos de los que nunca olvidare sus nombres y sus caras, esos que me dieron ejemplo de lo que era ser un buen docente y que a día de hoy cuando me los encuentro por la calle y me preguntan como me va la vida, siguen trasmitiendo esa energía y positivismo que hizo y hace que nunca abandonara mis sueños .images

Detras de un Felicidades


Aun queda mas de un mes para su cumpleaños, pero yo ya estoy aquí delante de un papel, pensando en lo que te diré en ese día tan especial.

Me meteré contigo, eso es seguro, te recordare que te haces viejo pero seguidamente te diré que te sientas genial los años, todo eso será desde el cariño que te tengo, desde esa confianza que me hace sentir que formas parte de mi vida y que yo formo parte de la tuya.

Me gusta felicitarte y sentir que cada año la felicitación es especial, sentir que los años pasan y la amistad perdura, sentir que aunque la vida pase, cambie, se trasforme tu cumpleaños sigue siendo un día de alegría para mi, una escusa para hablar con un amigo, un motivo para recordarte lo mucho que vales.

Y es que en eso consiste cumplir años, en tener un día en el que miras para atrás ves todo lo que has vivido , ves toda la gente que de corazón te ha felicitado y pensar así vale la pena seguir creciendo. Y así quiero que sea tu día lleno de sorpresas, de alegrías, que se te caiga alguna lagrima, que seas feliz junto a tu pareja, que sepas que ese día tu eres la sonrisa de todas las personas que te queremos y lo haremos por mil años mas.

Aquí dejo la felicitación que no recibirás, porque ese día un Felicidades, un abrazo y un beso, dejaran atrás todas las palabras que pueda expresar. Pero por si algún día esa felicitación te apetece analizar aquí la tienes y siempre las tendras.

DIA INTERNACIONAL CONTRA EL CANCER INFANTIL.

Si para un adulto es difícil como debe ser para un niño que acaba de empezar su aventura en la vida, y en vez de hacerlo jugando, investigando el mundo y haciendo travesuras, lo tiene que hacer desde la cama de un hospital, con medicamentos, fuertes tratamientos, mascarillas para no empeorar su situación ect…

Hoy es el día de esos pequeños que luchan día a día  para poder disfrutar como lo hacen los demás, de esas familias a no pierden la esperanza de poder llevar a su hijo al colegio y de esos médicos, voluntarios, ect que día a día luchan para que esos pequeños gigantes, vivan un día más y lo hagan con la mejor de sus sonrisas.

descarga

La infancia de una princesa sin corona

Todo empezó un inverno del 84, para aquel  entonces nacía una niña, blanca de piel como cenicienta.

A esta linda niña le pusieron de nombre Vera, la dulce y blanca niña Vera. Sus primeros años de vida fueron muy normales, cuna, pañales, biberón, brazos y lloros…. No se le puede pedir más a un bebe…

A los pocos años, empezó a salir del carro, empezó a ir a la escuela infantil donde jugaba como todos los demás niños de su edad, para decir la verdad, no era una niña mas era de esas niñas tímidas que pasan más bien desapercibidas y se llevan algún que otro mordisco de la compañera, y algún tirón de pelo de las más rebelde de la clase, de esas que parece que la vida no les ha enseñado lo que es defenderse de las que no conocen la maldad.  Creo que ya de pequeña tenía que tener complejo de saco de boxeo.

Y así es como poco a poco Vera creció, con sus ilusiones, sus miedos y sus juguetes en aquella época sus tesoros,  todo acorde a su edad.

Pero Vera siempre se crió en un ambiente que aun a día de hoy considera raro, siempre fue de las pequeñas de clase… (Es lo que tiene que la engendren en febrero que naces demasiado tarde)… siempre fue más simple que la gente de su clase, iba a un colegio más bien pijo, de esos donde tanto tienes tanto vales, por mucho uniforme que lleves, de esos donde la gente es muy de la capital, allí todos las chicas llevaban la carpeta forrada  con la cara de los guapos de la tele, aunque bueno supongo que esto será en todos los institutos pero no puedo hablar de lo que no conozco.Vera siempre se sintió de ese tipo de gente que el resto del cole le considera la rara, nunca fue el ojo derecho de los profesores, nunca fue delegada, no era de las guays de la clase no tenía un súper grupo,  y noooo no llevaba la carpeta forrada con los chicos guapos de la tele. Ella simplemente tenía a sus 4 amigas, esas 4 amigas que tampoco encontraban su lugar entre tanta gente y pues te juntas  y pasas esos años de la vida paseando por el patio y hablando de la vida (no recuerdo de que hablábamos).

Hubo una época en la que sí que se sentía más involucrada en un grupo, pero por golpes de la vida durante un verano  se dio cuenta de que eso no era realmente así, no se acordaron de ella a la hora de avisar del fallecimiento de una compañera, se enteró a los días por la llamada de otra amiga,  en ese momento Vera se sintió sola, aparta y olvidada. Pasando un verano triste, triste por la pérdida de su amiga y a la vez, triste por sentirse olvidada.

A la vuelta al colegio se sentía extraña… no sabía cómo actuar con esas personas que se habían olvidado de ella en un momento tan difícil, pero un año más en el colegio  su vida todo era igual

Fuera del colegio su vida seguía como todo niño de pequeño salía con sus padres de paseo y con los hijos de sus amigos durante los primeros aproximadamente 10 -12 años de su vida, luego ya llega esa etapa en la que te dejan salir hasta las 9 de la noche y entonces se volvía a sentir rara, todas las amigas quedaban para ir al centro para simplemente pasear, pero ella eso no lo veía a ella le gustaba irse a sus pueblo, y eso era otro problema, para su vida en la capital, las otras personas no entiendan que ella no le gustara quedar.

Te voy a contar un poco lo que era su pueblo, en resumidas cuentas su pueblo era su propio paraíso, su propio castillo no olvidemos que Vera es una princesa sin corona y toda princesa tiene su castillo. Eras un lugar tranquilo, de 4 calles y una plaza, donde se podía vivir sin ver la tele, y donde los timbres no tenían su función porque para llamar a tu amigo le echabas una voz, aun a día de hoy pidiendo enviarse wasaps, les gusta más dar un grito al amigo.

Allí Vera subía desde los pocos meses de vida, y desde que fue consciente de eso ya nunca deseo  dejar de subir, ¿qué porque? Porque en este castillo era todo libertad, salir con las bicis, subir a árboles o cantar en los columpios mientras se columpiaba y sentía que volaba, se sentía libre entre huertos y  allí tenia lo que ella de verdad consideraba amistad, allí tenía  a sus AMIGAS/OS. Eran tan distintas entre ellas cada una era de su padre y de su madre, habían algunas más finas otras más bastas pero allí eso daba igual una vez en el pueblo todas eran igual de cabras igual de orgullosas de ser de  pueblo.

Recuerdo que me contaba mil cosas de ese pequeño sitio, , que subía los fines de semana y daba igual quien estuviera porque siempre se les ocurría algo con lo que distraerse, desde irse de paseo, saltar la valla del cementerio, meterse en los nichos vacíos ( y sin usar) hacer cabañas en los árboles, o tirarse una tarde entera jugando con un balón, solo iban a casa a comer  y a por el bocadillo para cenar, porque las cenas pocas veces se hacían en una mesa, se hacían en la calle, sentados en un banco , en la puerta de la iglesia o en cualquier lugar que le fuera bien.

Pero en ese pueblo también le afecto la edad, tal vez porque Vera tenía una hermana poco más mayor que ella y hay una etapa en la vida en la que ir con tu hermana no mola, siempre se juntó con gente un poco más pequeña que ella… en realidad con las hermanas pequeñas de las amigas de su hermana…. y pos algunas más, pero eso no le importaba ella siempre fue feliz así   y no tenía problema si se aburría se iba con otros, porque si a pesar  de ser feliz en su castillo a veces  se aburría, a Vera no le gustaba jugar con barbies, nunca le gustaron las historias de princesas y fantasía. Ella prefería lanzarse con la bici sin frenos, reptar árboles y pegar patadas a un balón,  pescar cangrejos o jugar con el barro que sacaban de las acequias y hacer ceniceros, siempre fue una niña muy movida.

Y así fue su infancia en su  pequeño pero gran pueblo, da igual que fuera verano o invierno, que se peleara con sus amigas o que se entroncarse con la bici, siempre le daba pena que llegaran las 4 de la tarde del domingo y tener que volver a cargar su mochila en el coche ponerse el walkman y recorrer una hora de carretera. Y esa pena se multiplicaba por mil si eso se hacía al final de agosto, entonces la mochila se convertía en maleta y la pena se convertía en lagrimones, lagrimas que a día de hoy siguen corriendo por sus mejillas cuando ese día llega. Porque allí el agosto era el mes donde no existía las prisas, las normas o los problema, porque el agosto se asilvestrada y claro volver a la realidad era una pesadilla.

Siempre daba pena volver a un lugar donde no encuestas tu rincón de felicidad.