Cuando me amé de verdad comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto, en la hora correcta, y en el momento exacto, y entonces, pude relajarme.

Hoy sé que eso tiene un nombre… Autoestima

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia, y mi sufrimiento emocional, no es sino una señal de que voy contra mis propias verdades.
Hoy sé que eso es… Autenticidad

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a aceptar todo lo que acontece, y que contribuye a mi crecimiento.
Hoy eso se llama… Madurez

Cuando me amé de verdad, comencé a percibir que es ofensivo tratar de forzar alguna situación, o persona, sólo para realizar aquello que deseo, aun sabiendo que no es el momento, o la persona no está preparada, inclusive yo mismo.
Hoy sé que el nombre de eso es… Respeto

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas, situaciones y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. De inicio mi razón llamó a esa actitud egoísmo.
Hoy se llama… Amor Propio

Cuando me amé de verdad, dejé de temer al tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero, y a mi propio ritmo.
Hoy sé que eso es… Simplicidad y Sencillez

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón, y así erré menos veces.
Hoy descubrí que eso es… Humildad

Cuando me amé de verdad, desistí de quedarme reviviendo el pasado, y preocupándome por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece.
Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama… Plenitud

Cuando me amé de verdad, percibí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando la coloco al servicio de mi corazón, ella tiene un gran y valioso aliado.
Todo eso es… Saber Vivir

Charles Chaplin

NO DEBEMOS TENER MIEDO DE AFRONTARNOS, DE HECHO HASTA LOS PLANETAS CHOCAN, Y DEL CAOS SUELEN NACER LA MAYORÍA DE LAS ESTRELLAS.

Anuncios

lo que en la vida aprendi

Lo que aprendi en la vida

Aprendi que lo que es para siempre son los sentimientos, pero no asi las personas.
El amor o el cariño que uno siente por alguien siempre permanece en nuestro corazón, sin embargo no ocurre asi con las personas.
En la vida nos cruzamos con seres que adoramos y que esperamos que siempre esten ahí con nosotros y en cierto modo lo estan, pero es a traves de nuestro corazón, de ese sentimiento que sentimos, pues aunque no queramos en el algun momento se van, en algun momento ya no podemos ver mas sus rostros, ya no sabemos que paso de ellos, ni porque se enojaron quizas con nosotros o porque dijeron adios o porque se fueron sin decir ni una palabra.
Es el cariño o el amor que sentimos lo que hacen que jamas los olvidemos, que cuando hacemos un gesto nos o hagamos algo nos acordemos de ellos. Si, es ese sentimiento el que vive y esta por siempre al lado nuestro acompañandonos.

Aprendi que uno puede llegar a perdonar mas de lo que uno cree. Cuantas veces hacemos encuestas que dicen ¿perdonarias una infidelidad? ¿perdonarias una traición? ¿perdonarias una mentira? Y por lo general decimos no, o decimos depende ¿de que depende?
Acaso sabemos de que depende?. No, la vida me enseño que cuando uno quiere a alguien es capaz de perdonar todo, aun cuando eso que paso te aleje o hagas que te vayas de su lado.
Quizas el orgullo u otros sentimientos hagan hacer eso, el decir todo termino, pero es mentira, dentro de nuestro corazón sigue intacto todo lo que sentimos y si nos alejamos y dejamos de ver esa persona y dejamos entrar otras a nuestras vidas, pero jamas olvidamos y dejamos de querer..

Aprendi que si uno quiere a alguien es muy dificil luego odiarlo.

Aprendi que el silencio es bueno cuando necesitamos estar con nosotros mismos, cuando necesitamos aclarar nuestros sentimientos y pensar en todo lo que paso, pero se convierte en un puñal cuando el otro necesita que le digas que paso, porque te alejas, porque de golpe desapareces. El silencio puede herir en algunas ocasiones mas que una mentira.

Aprendi que una verdad puede dolerte y hacerte llorar unos cuantos dias, pero que una mentira te marca para siempre.

Aprendi que siempre es mejor hablar a quedarse callado. No se trata simplemente de pelear o de lastimar, sino de hablar, de buscar una solución a todo y salir adelante.

Aprendi que no hay que esperar a que el otro actue, pues jamas sabemos cuando el otro necesita que nosotros lo llamemos o le digamos que estamos ahí.

Aprendi que si quiero que alguien me llame, bueno es mejor que no espere y que lo haga yo, la vida no es tan larga y el vivir ocultando lo que uno desea no es la mejor solución.

Aprendi que una sorpresa con cariño siempre roba una sonrisa. Que jamas se dicen demasiados te quieros, que siempre se necesita oir uno mas y que jamas es tarde para pedir perdon.

Aprendi que aunque yo hoy no tenga sueños, siempre es lindo soñar y soñar despierto, porque la vida en si es un sueño.

Aprendi que no es malo pedir ayuda, ni tampoco mostrar que tenemos miedo, quizas al hacerlo nos sorprendemos y vemos que no somos los unicos que sentimos asi.

Aprendi que la mejor voz siempre es la de mi corazón y la de mi alma, que cuando dejo hablar a mi orgullo, a mi soberbia, a mi mente por lo general termino lastimando a alguien y termino lastimandome a mi misma.

Aprendi que siempre hay en nuestro corazón un lugarcito para alguien nuevo.

Aprendi que es tan sencillo robar una sonrisa pero que no siempre lo hacemos y aun no comprendo porque.

Aprendi que las desilusiones tambien son necesarias, que son parte de la vida. Que a veces solo a partir de ellas aprendemos a no cometer el mismo error.

Aprendi que los celos si son simples y no obsesivos no son malos, que muchas veces nos muestran que alguien nos quiere.

Aprendi que es lindo tener una ilusión cada dia.

Aprendi que no existen imposibles, que es el hombre el que los crea, nosotros ponemos tantas trabas a nuestras vidas, que se nos hace imposible hacer miles de cosas. Nos ponemos horarios, valores, burocracias. Vivimos poniendonos limites y luego nos quejamos de ellos mismos.

Aprendi que a veces no necesitamos palabras sino amor, que un abrazo fuerte puede darnos mas paz y regocijo que miles de palabras.

Aprendi que es bueno a veces mirar a lo lejos y tratar de ver mas alla de lo que nuestros ojos pueden ver. Sentarse en un lugar algo y ver todo desde arriba y luego sentarse bien abajo para poder tener todas las perpestivas posibles. Es increible lo que uno puede descubrir al mirar algo desde sus distintos lados.

Aprendi que no hay una verdad, sino que esta la mia, la tuya y la de él. Que todos desde nuestro punto de vista tenemos tenemos razón, que simplemente sentimos y pensamos diferente.

Aprendi que cada ser es un maestro y un aprendiz. Que cada cosa que nos cruzamos en la vida se convierte en nuestro aprendizaje y a su vez nosotros mismos le enseñamos tambien.

Aprendi que la peor ceguera es la de nuestra alma y no la de nuestros ojos.

Aprendi que aunque niegue mil veces que prefiero no enamorarme, es tan lindo sentirse asi.

Aprendi que no me alcanzara esta vida ni la otra para poder seguir aprendiendo y entendiendo porque a veces actuo como lo hago, porque si a veces tan solo quiero decir te quiero, me enojo, porque si necesito a alguien aun me cuesta decirselo.

Aprendí que la memoria no borra, esconde.
Aprendí que el tiempo no cierra, pero ayuda a sanar.
Aprendí a no ser vulnerable cuando dejaste de llamar.
Aprendí a escuchar cuando oí tu silencio.
Aprendí a pedir perdón cuando me di cuenta del error.
Aprendí a levantar la cabeza cuando sentí odio y aprendí a llorar cuando me di cuenta de que no valió la pena.
Aprendí a reir cuando soñé con tu sonrisa.
Aprendí a recordar cuando entendí que todo vale la pena.
Aprendí que no termina, que cambia de forma.
Aprendí que no se puede querer eternamente y aprendí que si compito contra el tiempo, siempre pierdo.
Aprendí que nada es tan malo y que me gusta caminar en una carrera.
Aprendí que hay que rodear y llegar al otro lado para darse cuenta de que siempre es lo mismo.
Aprendí que los amores eternos pueden terminar en una noche, que grandes amigos pueden volverse grandes desconocidos.
Aprendí que el amor no tiene la fuerza que imaginé.
Aprendí que nunca conocemos a una persona de verdad, que todavía no inventaron nada mejor que el abrazo de alguien importante.
Aprendí que el nunca más, nunca se cumple y que el para siempre, siempre termina.
Aprendí que el que quiere puede y lo consigue.
Aprendí que a veces el que arriesga no pierde nada y que perdiendo también se gana.
Aprendí que no se puede dar marcha atrás por mucho que se quiera.

Que les pasa a los hombres .

A las niñas les enseñan muchas cosas. Si un niño te pega, le gustas. Nunca trates de emparejarte los flecos. Y un día conocerás a un hombre maravilloso y tendrás tu final feliz. Cada película que vemos y cada historia que nos cuentan, nos imploran que esperemos el giro del tercer acto: La declaración inesperada de amor. La excepción a la regla. A veces nos concentramos tanto en el final feliz que no aprendemos a interpretar las señales, a diferenciar entre los que nos quieren y los que no.. Entre los que se van a quedar y se van a ir. Y quizá el final feliz no incluye un tipo maravilloso: quizá el final eres tú, sola recogiendo los pedazos y volviendo a empezar. Liberándote para encontrar algo mejor en el futuro. Quizá el final feliz solo consiste en seguir. O quizá este es el final feliz: Saber que a pesar de todas las llamadas y corazones rotos, a pesar de todos los errores y las señales malinterpretadas, a pesar de todo el dolor y la vergüenza, tú nunca, nunca perdiste las esperanzas.

LOS DOS GRANDES AMORES DE LA VIDA

“Dicen que a lo largo de nuestra vida tenemos dos grandes amores: uno con el que te casas o vives para siempre, puede ser el padre o la madre de tus hijos…Esa persona con la que consigues la compenetración máxima para estar el resto de tu vida junto a ella..

Y dicen que hay siempre, un segundo amor una persona que perderás siempre, alguien con quién nacíste conectado, tan conectado que las fuerzas de la química escapan de la razón y te impedirán siempre, alcanzar un final feliz.

Hasta que cierto día dejarás de intentarlo…Te rendirás y buscarás a esa otra persona que acabarás encontrando, pero te aseguro que no pasarás ni una sola noche, sin necesitar otra beso suyo o tan siquiera discutir una vez más.

Ya sabes de quién que estoy hablando, porque mientras estabas leyendo esto, te ha venido un nombre a la cabeza. Te librarás de él o de ella, dejarás de sufrir, conseguirás encontrar la paz (será sustituido por la calma), pero te aseguro que no pasará ni un solo día en que desearás que este aquí para perturbarte.

Porque a veces se desprende más energía discutiendo, con alguien a quien amas, que haciendo el amor con alguien al que aprecias.”

Fuente: El Zahir

Un-gran-amor

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos…
Por eso, canta, ríe, baila, llora
y vive intensamente cada momento de tu vida…
…antes que el telón baje
y la obra termine sin aplausos.

¡Hey, hey, sonríe!
más no te escondas detrás de esa sonrisa…
Muestra aquello que eres, sin miedo.
Existen personas que sueñan
con tu sonrisa, así como yo.

¡Vive! ¡Intenta!
La vida no pasa de una tentativa.

¡Ama!
Ama por encima de todo,
ama a todo y a todos.
No cierres los ojos a la suciedad del mundo,
no ignores el hambre!
Olvida la bomba,
pero antes haz algo para combatirla,
aunque no te sientas capaz.

¡Busca!
Busca lo que hay de bueno en todo y todos.
No hagas de los defectos una distancia,
y si, una aproximación.

¡Acepta!
La vida, las personas,
haz de ellas tu razón de vivir.

¡Entiende!
Entiende a las personas que piensan diferente a ti,
no las repruebes.

¡Eh! Mira…
Mira a tu espalda, cuantos amigos…
¿Ya hiciste a alguien feliz hoy?
¿O hiciste sufrir a alguien con tu egoísmo?

¡Eh! No corras…
¿Para que tanta prisa?
Corre apenas dentro tuyo.

¡Sueña!
Pero no perjudiques a nadie y
no transformes tu sueño en fuga.

¡Cree! ¡Espera!
Siempre habrá una salida,
siempre brillará una estrella.

¡Llora! ¡Lucha!
Haz aquello que te gusta,
siente lo que hay dentro de ti.

Oye…
Escucha lo que las otras personas
tienen que decir, es importante.

Sube…
Haz de los obstáculos escalones
para aquello que quieres alcanzar.
Mas no te olvides de aquellos
que no consiguieron subir
en la escalera de la vida.

¡Descubre!
Descubre aquello que es bueno dentro tuyo.
Procura por encima de todo ser gente,
yo también voy a intentar.
¡Hey! Tú…
ahora ve en paz.
Yo preciso decirte que… TE ADORO,
simplemente porque existes.

Charles Chaplin